La nueva tendencia comercial de la eurozona

By Richard Barley

 

Durante buena parte de los últimos dos años, el comercio relacionado con la crisis de deuda de la eurozona ha consistido en comprar la deuda de los países más sólidos, los situados al Norte, y vender la de sus socios del Sur, cuyas economías están más debilitadas.

Parece que ahora ese comercio ha modificado su curso. Algunos inversores respaldan ahora la tendencia contraria y se decantan por Italia, en detrimento de Francia.

La rentabilidad de la deuda transalpina a diez años está ahora en el 4,9%—2,7 puntos porcentuales por encima de la de Francia. Eso refleja en parte el mayor nivel de deuda pública de Italia, un 126,1% del PIB, en el segundo trimestre de 2012, frente al 91% de Francia. Italia se enfrenta también a cierto grado de incertidumbre política por las elecciones previstas para 2013.

Pero, según otros baremos, Italia ha evolucionado bien en comparación con Francia: su déficit presupuestario es inferior, tiene una posición de cuenta corriente más sólida y el índice de desempleo no se ha disparado como en otros países del sur de Europa. La emisión de deuda italiana registrará una fuerte caída en 2013, mientras que en Francia sigue siendo elevada. Además, Italia tiene un largo historial a la hora de gestionar su deuda. El principal desafío del país es el crecimiento, pero el primer ministro, Mario Monti, ha hecho algunos progresos en las reformas estructurales, como la reforma del mercado laboral, lo que debería impulsar el crecimiento a largo plazo. La recesión de Italia ha estado provocada sobre todo por el elevado coste de su deuda, que ahora se ha relajado, apunta Deutsche Bank.

Mientras, el presidente francés, François Hollande, está en la fase inicial de las reformas estructurales. Su Ejecutivo anunció el martes un paquete destinado a reducir los costes laborales a través de créditos fiscales, aunque la medida es insuficiente para las empresas. Mientras, los consumidores franceses se enfrentan a un aumento de los impuestos y del desempleo. La triple A francesa ha protegido a la economía gala de un estudio más exhaustivo: los inversores contrarios al riesgo han comprado deuda gala como alternativa a los bonos alemanes, por su mayor rentabilidad. Sin embargo, no parece que la prima de la rentabilidad gala sobre la alemana vaya a aumentar más; además, la triple A francesa parece más inestable que la triple B italiana.

Sin duda, si vuelven a surgir temores de una disolución de la eurozona, Italia recibirá un golpe mucho mayor que Francia. Pero, si la crisis sigue relajándose, seguramente la rentabilidad de la deuda italiana se acerque cada vez más a la de la deuda gala.

Lea el artículo original publicado en The Wall Street Journal Europe The New Euro-Zone Convergence Trade

Más información en www.europe.wsj.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s