“El mercado ya descuenta un rescate”

 30 SEP 2012 – 01:59 CET

 

FREDERIC ROCHAT / SOCIO DIRECTOR DE LOMBARD ODIER

Lombard Odier es uno de los representantes con más solera de la banca suiza. Desde su fundación en 1796 por Henri Hentsch y Jean Gédéon Lombard, siete generaciones de banqueros privados han contribuido al desarrollo del grupo que continúa operando como empresa familiar. Frederic Rochat es socio director de la entidad a pesar de tener solo 35 años. Todo un ejemplo de precocidad, Rochat es licenciado en Económicas y Empresariales por la Universidad de St. Gallen. La mayor parte de su trayectoria profesional la ha desempeñado en banca de inversión de Goldman Sachs en Londres y Nueva York. Fue nombrado socio director de Lombard Odier este año.

Pregunta. España ha sufrido una importante fuga de capitales desde que empezó la crisis. ¿Cuántos clientes ha ganado Lombard Odier en los últimos cinco años?

Respuesta. Sobre la fuga de capitales debemos tener cuidado porque las cifras pueden variar según qué variables se tomen. La gente está realmente preocupada por la crisis, y si hace unos años los clientes nos preguntaban solo por rentabilidades, ahora demandan refugios seguros para su dinero. En estos momentos se selecciona con mucho cuidado dónde se invierte, y no solo desde una perspectiva fiscal, sino también de capacidad de gestión y solidez. Los inversores se han dado cuenta de que las grandes instituciones pueden ser más frágiles de lo que pensaban. Nosotros nos hemos beneficiado de este contexto gracias a la fortaleza de nuestro balance, nuestra especialización (no hacemos banca comercial) y la flexibilidad que ofrecemos. Cuando un cliente español viene a Lombard, le abrimos una cuenta en España. Sin embargo, si se cuestiona el futuro del euro u otros escenarios, puede llevar el dinero a otras sucursales nuestras en Londres o Luxemburgo. Todos nuestros servicios están dentro de la Unión Europea y se ejecutan de forma transparente.

“La gente ya no pide solo rentabilidad, sino refugios seguros”

P. ¿Han notado a los clientes españoles preocupados por la cambiante política, económica y fiscal del Gobierno?

R. Creo que en el mercado español hay dos aspectos que centran la atención. El primero es la reforma de la Administración pública. El mayor problema a corto plazo de la economía española es el déficit. La gente entiende que el Gobierno ha emprendido reformas importantes, pero otras como la reforma de la Administración aún están por desarrollarse. La otra gran preocupación de los clientes es la solidez del sistema financiero.

P. El Gobierno español ha lanzado una amnistía fiscal. ¿Creen que es una buena idea? ¿Qué están recomendando a sus clientes?

R. La amnistía fiscal no afecta a nuestros clientes. Todos tienen cuenta en Madrid y su situación es totalmente transparente. En el caso de que haya ciudadanos españoles con cuentas fuera de España y ese dinero no haya sido declarado, creo que deben mirar con detenimiento los términos de la amnistía y valorar diferentes aspectos. Uno de estos aspectos es la incertidumbre económica: puede ser que a aquellos que repatríen su capital no les interese la amnistía por la situación que pueden encontrarse.

“Gran parte del dinero opaco tiene su origen en otras generaciones”

P. ¿Cuál ha sido el impacto para la banca privada suiza de la filtración de datos del HSBC con los nombres de cuentas en el país?

R. Es un caso aislado que afecta al HSBC y que no es representativo ni de la política de Suiza como lugar financiero, ni de la política de otras entidades locales. El país sigue estando muy centrado en preservar la confidencialidad de los datos de los clientes. El secreto bancario, sin embargo, no puede ser, y menos en un momento económico como el actual, un obstáculo para las políticas fiscales de los Estados. Es por eso por lo que Suiza ha llegado a un acuerdo con tres países (Alemania, Austria y Suiza) para frenar la evasión a través de cuentas que no han sido totalmente declaradas, sin violar con ello el secreto bancario.

P. Se está refiriendo a los acuerdos de Rubik. ¿Cree que España debería sumarse?

R. No creo que deba ser yo quien diga lo que España debe o no debe hacer. España tiene que valorar el resultado de su amnistía fiscal y el impacto que han tenido estos acuerdos para aquellos países que ya los han firmado. Estoy seguro de que Suiza estaría encantada en el caso de que España diera el paso.

P. Las sanciones económicas para un alto patrimonio que haya evadido dinero al fisco no suelen ser demasiado costosas. El verdadero castigo suele venir para su reputación si su nombre se hace público. ¿Cree que es justo que un evasor mantenga el anonimato pagando?

“Los ciudadanos afectados deben estudiar con detalle la amnistía fiscal”

R. La crisis está haciendo muy pragmáticos a los Gobiernos y están dispuestos a permitir la repatriación de capitales si eso ayuda a reducir el déficit. Sobre este tema quiero decir que hay un error conceptual cuando la gente habla de evasión fiscal. La mayoría de los capitales opacos que hay en Europa no corresponden a la presente generación. El continente ha tenido una historia muy convulsa y mucha de esta riqueza tuvo su origen en momentos económicos complejos. En la mayoría de los casos, los herederos de ese dinero estarían felices con la posibilidad de regularizar su situación siempre que haya un marco legal estable.

P. En España, y también en buena parte de Europa, hay un intenso debate acerca de si España debe pedir ya un rescate. ¿Cuál es su opinión?

“La política del BCE da tiempo a los países para reducir su déficit”

R. Los mercados han descontado que habrá una petición de rescate. Esa es la razón por la que los diferenciales en el precio de la deuda han caído en el último mes. Para que esta situación de cierta estabilidad se prolongue debe haber un rescate efectivo o el Gobierno debe emitir señales claras al mercado de que se está cumpliendo con el objetivo de déficit y que el sector financiero está bien capitalizado. De lo contrario, y si no se pide la ayuda, la prima de riesgo probablemente volverá a niveles previos al verano.

P. ¿Cree que el riesgo de ruptura del euro es real?

R. Llevamos ya cinco años de crisis y la gente se ha vuelto muy precavida en las predicciones. Es muy difícil saber si algo va a pasar o no. He de decir, sin embargo, que el riesgo de ruptura del euro hoy es menor gracias a los mensajes dados por las autoridades europeas, especialmente por el Banco Central Europeo (BCE), de que harán todo lo que esté en sus manos para que ese escenario no se cumpla. La disposición del BCE a intervenir en el mercado de deuda ha rebajado los diferenciales de la deuda y eso da tiempo a los países para aplicar las medidas de austeridad y reducir el déficit.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s